jueves, 8 de febrero de 2007

Río tinto


Entró como siempre, apurada.

La vecina del quinto la volvió loca en el ascensor hablando sin parar de una reunión de consorcio en la que no pensaba participar. Le revienta como le mira las tetas el abogado del séptimo; viejo verde, casado con esa cacatúa infame que no para de hablar pestes de quién sea.

Nonono, que se maten.

Saludó al aire al tiempo que prendía la luz. Se sacudió los zapatos y estiró los dedos de los pies. Un suspiro de placer se mezcló con un improperio cuando abrió la heladera: le quedaba nada de su vino favorito. Nada que hacer, tendría que llamar al chico del delivery.

Mientras se desplazaba hacia el teléfono se desabrochaba la camisa. Tomó el auricular y se miró en el espejo. Se detuvo un instante en la contemplación de su reflejo. La piel todavía tersa y suave. Algunas arrugas muy tenues alrededor de los ojos que se marcaban cuando se reía. El brillo de la mirada intacto. La sonrisa de labios llenos apenas esbozada por la satisfacción de la noche que la esperaba.

Se deleitó con la mirada del chico del delivery. Puro deseo adolescente, avergonzado y apremiante…e insatisfecho. Casi pudo sentir el dolor en la ingle del muchacho. Ninguno de estos chicos tenía cara de “vení que te voy a coger, negrita!” así que imaginó la apresurada consumación del apetito sexual con una compañera mejor dispuesta y tan inexperta como él.

Ahora sí. Tomó la copa de vino, un tinto rojo profundo con destellos violáceos y un final de frutos rojos y especias. Se acomodó en un sillón. Marcó un número. Susurró unas palabras. Pasó un dedo por el borde de la copa. Cerró los ojos y esperó. Dentro de poco ella sería río tinto en la boca de alguien. Y le supo bien.

13 comentarios:

Gabriel dijo...

Mmmmmmmm!!!! que deliciaaaa!! Tomar vino de la boca amada!! Diosssssss

Chardonnay para mí, plis :P



(Y unos Marrocs, que siempre queda algo por masticar ;) )

Alex dijo...

marroc no porque no me gusta, pero uvas o frambuesas bañadas en chocolate...

Cecilia dijo...

And the winner is... her love.He will drink the best wine: she.

Kisses.

Gabriel dijo...

Como quiera doña ;) por usté cambio la dieta, me crea :P

jajajajajaja!!! No vuelvas a dejar picando así las cosas :D

Ana C. dijo...

Qué cuento más sugestivo, Alex!

Alex de Seven dijo...

Ceci, también pueden ser solamente amantes, me la imaginé más bien sola a la protagonista del cuento, una divorciada sin hijos que está disfrutando de la soltería. Pero sin duda sabe mejor ser río tinta en la boca de alguien que te quiere y que querés.

Gaby, chancho inmundo, que somos como hermanos, es incesto, ajjjjjj. Detesto los marrocs y quería dejarlo bien en claro, ajjjjjjjj te parió.

Ana c., :)

Mikaelina dijo...

A ver, ¿colgó el teléfono después de susurrar las palabras, o sea, espera a alguién, o se hace un servicio telefónico acompañada de su vino tinto y mucha imaginación? (¿No me estarás dando ideas...?)

Alex dijo...

Espera a alguien.
Y a vos ideas no te faltan, todavía estoy pensando en la obra que montaste. Ana C. tiene más probabilidades de verlas que yo, invitala un día a sí me muero de envidia y puedo escribir un post jijiji

Gabriel dijo...

Epa, epa, epa.. che, que nunca me esperaba semejante expresión de asco viniendo de una chica decente como usté.

:( el ajjjjj estuvo de más.. qué crueles son las damas... ya es el segundo aajjjj que me ligo hoy :(
snif...

Alex dijo...

justamente!!! qué esperabas????
beso grande brother!

Criminel dijo...

A mi siempre me parecieron una sarasa esas descripciones de vinos (que por otra parte hace 8 o 10 años ni existían) del tipo "meloso cuerpo de roble con fantasmas de chocolate, resabios de madera de nogal al paladar, afrutado pero con un dejo de pimentón de Burundi y una caída fenomenalmente suave en estanques de arandanos. Ideal para acompañar friccassé de patyviena con gabinete de espárragos".

Ana C. dijo...

Criminel, pero te saldría bien escribirlas.

Alex dijo...

tal cual!