jueves, 19 de julio de 2007

Por vez primera

No fue dolor sino cierta incomodidad. La plena sensación de "esto no es como pensé que iba a ser", raspa, fuerza, empuja, embiste, invade. Y no me dio placer.
Dónde están las conmociones, los estremecimientos, los jadeos, el goce, el fuego líquido entre las piernas, el desmayo en cada terminal nerviosa, los sentidos aumentados, todo eso que me pasa cada vez que me besás y me tocás, cada vez que tu lengua me quema en la piel y me susurrás en el oído "cuándo" mientras te siento duro contra mí, tanto que a veces me duele. Y yo te digo que no, pero no detengo tu dulce incursión, al contrario, la motivo, la busco, la intensifico y la deseo.
Ese fin de semana mis padres no estaban en casa. Y el hecho de que no estuvieran significaba una especie de piedra libre, "no me van a descubrir, lerolero". Cuando me pasaste a buscar por casa ya sabíamos, sin haber dicho absolutamente nada, que ése era el día. Había cumplido 18 años hacía un mes y nada y vos tenías 19 y yo me moría por vos.
Gris. Qué gris! Por qué hay tantos espejos? Qué es esto? Qué hace uno ahí? Vení. Voy. Besáme. Pero esta vez tus besos no me produjeron cosquillas. No me empapé. Algo está mal y vos no te das cuenta. No te das cuenta de nada y yo no puedo abrir la boca. Estoy asustada y no te lo digo. No te das cuenta. Raspa. Molesta. No entra, no te das cuenta que no entra. Chhhhhhhhhsssssss. Ya va a pasar. Nononono. No pasa. Me molesta. No siento nada. Entró y salió. Entró y salió. No sé cuantas veces. Y no siento nada, sólo tristeza. Qué pasó? Qué es esto?
Terminaste y pensaste que yo me había sentido bien, que había disfrutado y que me había gustado. No decodificaste ni una expresión, o más bien la falta de cualquier tipo de expresión. El silencio no te dijo nada. Prendiste un cigarrillo y me dijiste "no eras virgen". Pensé que me moría. Sin embargo, te pregunté ¿de dónde sacás que no soy virgen? No sangraste. Me dijo no sangraste. Yo no lo podía creer. Le contesté que era un ignorante. Después me pidió perdón. Pero el perdón no me hizo convulsionar de deseo. Pasaron años antes de que supiera de qué se trataba el buen sexo para mí. Menos mal, para ellos, que nosotras aprendemos rápido.
Poco antes de terminar la relación, un día en que él estaba particularmente convencido de que me había llevado y traído mil veces de la cima del placer sensual, se lo dije. Pero esa pequeña venganza me hizo sentir ruin. Por él y por mí. Las mentiras no tienen sentido nunca.

11 comentarios:

La otra parte de mí dijo...

ufff,que fuerte Alex...no siempre la primera vez es la soñada no?y cuanto de verdad hay en cargar de culpas a nuestro acompañante...acá si...porque se supone que el instinto solo no vale...y los perdones llegan siempre tarde.Nada...simplemente me encantó.

Ana C. dijo...

¡Qué raro! ¿Qué puede haber pasado que con un chico que te gustaba tanto y con el que parece que están todas las condiciones no haya aparecido la magia?

Porque cada vez estoy más convencida de que es magia.

Alex de Seven dijo...

la otra parte, un horror, nada de nada. Pero no es que me dolió. Y sangrar no sangré, pero que era virgen!!!! al día siguiente, mis viejos gracias a Dios no habían vuelto y tençiamos una mecedora preciosa y yo me tiré como siempre, y salté como si tuviera un resorte en el culo, estaba tan inflamada , ahí sí que me dolió y cómo, como cuando andás a caballo horas y hace rato que no cabalgás.

Ana c., tenés razçon, es magia y creo que no se dió por toda una combinación de factores entre los que estaban los mandatos, la culpa y una parte de la historia de este muchacho que tal vez algún día cuente.
Pero me marcó mal, tardé de verdad añares en sentir placer de verdad, no en darlo, porque eso, como dije, lo aprendemos rápido. Tendremos alma de geishas???

.:. chirusa .:. dijo...

Una cagada cuando se presenta así.

Mejor que ni cuente la mía :þ

César Ferri dijo...

Hola!!!

dando vueltas (ya sin saber cuántas ni por dónde), llegué a tu blog. Y hay comentarios muy inteligentes y divertidos...

Gracias por tu aporte y, si querés, pasá por mi blog.

Besito y éxito!!!

Alex dijo...

Chiru, para eso está este blop para contar las justicias y las injusticias, ahora me dejás con la intriga...dale subite un posto

césar, gracias por pasar!!!

Paterna dijo...

Seguramente que había algo que todavía no había madurado del todo... quizás el amor, el cerebro del pibe....

gab dijo...

q horrible por eso hy q atreverse y por ultimo salir arrancndo pa q no hacerte algo asi a ti misma.

mueja dijo...

Esa historia me suena. Lo mio creo que fue algo parecido pero al reves. (yo era el chico) Al final algo mejoramos.

Un beso

Alex dijo...

Perdón por no haber respondido antes: a los tres gracias por pasar!!!

Paterna, creo que en toda inexperiencia hay dolor. En él había inexperiencia y esa cosa tan humana de no querer decir "no sé aprendamos juntos".

Gab, no entendí.

Mueja, siempre se mejora si hay interés.

vic dijo...

me acuerdo una clase en la facu donde hablamos de varios temas como están tratados socialmente, entre ellos el placer en el sexo, no el sexo mismo. y el tema que lo sacó a la charla fue "cómo educar en el placer?"... cómo hablar/comunicarte con tus hijos al respecto..
nadie, nadie había tenido un acercamiento en su casa a esta parte del sexo.

gracias por el relato, otra vez. :D